Loading...

viernes, 27 de febrero de 2009

MAS VALE RENUNCIAR ANTES QUE SOSTENER
EN LA MANO UN VASO LLENO
SIN DERRAMARLO.

LA ESPADA QUE USAMOS Y AFILAMOS CONTINUAMENTE
NO CONSERVARÁ MUCHO TIEMPO SU HOJA.

UNA SALA LLENA DE ORO Y JADE
NADIE LA PUEDE GUARDAR.

QUIEN SE ENORGULLECE DE LAS RIQUEZAS
ATRAE SU PROPIA DESGRACIA.

RETIRARSE DE LA OBRA ACABADA,
DE RENOMBRE CONSEGUIDO,
ES LA LEY DEL CIELO.
(Núm. 9 del libro del Tao)



Todo el mundo toma lo bello por lo bello,
Y por eso conocen qué es lo feo.
Todo el mundo toma el bien por el bien,
Y por eso conocen qué es el mal.

Porque el ser y el no-ser se engendran mutuamente.
Lo fácil y lo difícil se complementan.
Lo largo y lo corto se forman el uno del otro.
Lo alto y lo bajo se aproximan.
El sonido y el tono armonizan entre sí.
El antes y el después se suceden recíprocamente.
Por eso, el sabio adopta la actitud de no-obrar y practica una enseñanza sin palabras.

Todas las cosas aparecen sin su intervención.
Nada usurpa ni nada rehúsa.
Ni espera recompensa de sus obras,
Ni se atribuye la obra acabada,
Y por eso su obra permanece con él.(Tao-tê-King o libro de la Vía y la Virtud)

No hay comentarios:

Publicar un comentario